Archivos de la categoría Destacados

Destacados

Inventiva cubana para la lluvia

GD Star Rating
loading...
Inventiva cubana contra la lluvia
Inventiva cubana contra la lluvia

Llueve cantidad en La Habana desde hace unos días, y con la lluvia se despierta la inventiva del cubano ante la adversidad: ¿Qué se me mojan los zapatos? Le ponemos javitas de nylon. ¿Qué no tengo sombrilla? La famosa javita una vez más, pero si el problema es de gran tamaño, como la ventana de un clásico almendrón, la solución llega a los límites de la javita. ¿Alguien dijo que los carros americanos no tenían cristales nevados?

GD Star Rating
loading...

¿Quién no tuvo de éstos?

GD Star Rating
loading...

Sin duda alguna estos objetos te hacen mirar en retrospectiva y decir: “uff, me estoy poniendo viejoooo” no puedo hechar a un lado la añoranza y la tristeza que me da ver ese velocípedo, en el cuál no quepo hace más de 15 años.  El catamovies me deja sin palabras.

GD Star Rating
loading...

¿Por qué la hora de los mameyes?

GD Star Rating
loading...

Hora de los Mameyes

En el léxico cubano hay una frase que muchos usamos sin conocer su significado: “la hora de los mameyes”. Esta frase, según me cuentan, se originó hace más de doscientos años durante la toma de La Habana por los ingleses. Durante ese episodio los habaneros, con esa costumbre tan cubana de ridiculizar a los que no podemos vencer, dieron en llamar “Mameyes” a los soldados ingleses por el color del uniforme que vestían: chaqueta roja-mamey y pantalón negro.

Por aquella época La Habana estaba rodeada por un muralla que la protegía de corsarios y piratas. Cada noche a las nueve se disparaba un cañonazo desde la fortaleza del Morro, para avisar a los habaneros que las puertas de la muralla se cerrarían durante la noche. Y como a esa hora los odiosos “mameyes” se hacían más visibles patrullando las calles, los habaneros bautizaron a las nueve de la noche como “la hora de los mameyes”.

GD Star Rating
loading...

Celebración de los quince en Cuba

GD Star Rating
loading...

celebracion-quince-cuba

Como casi todas las tradiciones, esta celebración se nutre de muchos orígenes, uno de los cuales podría ser la llamada fiesta de Presentación en Sociedad que durante el siglo XIX fue popular en Europa. En España se le llamaba La Puesta de Largo en honor de las muchachas que por primera vez vestían ropa de gala para eventos de vida social nocturna.

También se le adjudica a una vieja costumbre de varios pueblos indígenas, sobre todo de la cuenca del Mar Caribe, en relación con la llegada de la pubertad y por ende, la fertilidad que tanto peso tenía en esas culturas.

Las familias cubanas han hecho del 15º cumpleaños todo un hito en la vida de las jóvenes, aunque también en Centro, Suramérica y otras islas del Caribe lo celebran con intensidad.

Hay toda una industria, mayoritariamente privada, relacionada con este acontecimiento. Desde la elaboración del vestido de la quinceañera, hasta toda la ropa formal de los familiares y amigos. La decoración y el vestido largo de la joven son el eje sobre el cual gira todo lo demás. El famoso cake de cumpleaños también reviste una importancia capital, con imaginativos diseños.

celebracion-quince-años-cuba

La expectativa que se crea ante la salida de la quinceañera a bailar el vals inicial, acompañada por su padre, es un momento de verdadera emoción. Después de alternar el baile con su padrino, abuelos, y hermanos, se incorpora el cortejo compuesto por catorce parejas formadas por jóvenes de su entorno cercano. Así es, al menos, la fiesta tradicional, que siempre queda en el imprescindible album de fotos. Hoy ha sufrido variaciones que van desde la introducción de una movida rueda de casino en lugar del clásico vals, hasta el “video de los 15”, que ya se ha vuelto tan imprescindible como las fotos.

Aunque hoy muchas jóvenes cubanas prefieren ser más realistas y, si acaso, celebrar la fecha en algún centro nocturno junto a un grupo de amigos, otras siguen vistiéndose de largo, soñando ser princesas por un día.

GD Star Rating
loading...

La corneta china, alma de los carnavales de Santiago de Cuba

GD Star Rating
loading...

corneta-china-carnavales-santiago

En la región oriental de Cuba, y muy en especial en la provincia de Santiago de Cuba, se disfrutan –y la fama no es por gusto – de los más célebres carnavales de la Isla. Y en ese reconocimiento, que rebasa los límites de la nación, posee un papel fundamental la corneta china, un instrumento que da inicio al concierto de la conga, género musical que anima el jolgorio del 21 al 28 de julio, cuando parece que el Sol va a partir las piedras en las tierras santiagueras.

Fueron los inmigrantes chinos los que introdujeron en Cuba tal mecanismo de viento a fines del siglo XIX, luego devenido parte de la tradición musical del país. En China se le conoce como suona.

Sin embargo, este medio musical no era tocado en los Carnavales por chinos o sus descendientes, sino por negros que, en época de la colonia española, la conocieron e incorporaron a sus fiestas de origen litúrgico. Musicólogos coinciden en que el sonido del instrumento, tocado por los nacionales, se acerca a la escala diatónica de los ritmos cubanos, y no a la pentatónia característica de la suona tradicional de China.

Llamada también cornetín chino, posee un solo y agudo tono que puede escucharse, según entendidos, a un kilómetro de distancia. Y es ese llamado singular el que pone en movimiento el típico arrastre de los pies de los seguidores de la conga. Es como si la resonancia que emana del cornetín electrizara los cuerpos, que comienzan a cimbrar, de un lado a otro, manos en alto… goce del espíritu alcanzado por miles de danzantes que siguen a la orquesta integrada por tambores y cencerros.

La popular música oriental, que en los dos últimos años recobró su vitalidad en Cuba entera, gracias a Sur Caribe, una banda santiaguera que inauguró este nuevo ciclo de la popular melodía con la pieza Añoranza por la conga, es inconcebible sin el sonido de la corneta china, que durante el paseo hace esbozos de toque, animando más aún a los bailadores.

En 1915, la corneta china fue tocada en Santiago de Cuba, por primera vez, por un joven llamado Juan Martínez. El acontecimiento ocurrió en el barrio del Tivolí, cuna de famosos músicos de esa ciudad. Juan la llevó a la antigua provincia de Oriente desde La Habana, según historiadores, y los ensayos fueron ellos en secreto. La comparsa que la estrenó fue Los Colombianos, liderada por Feliciano Mesa.

Cuatro días antes de iniciarse las fiestas, Martínez tuvo la ocurrencia de tocar la corneta en los ensayos finales. Arrastró a un mar de pueblo. Ahí empezaron sus complicaciones, pues hasta atentados le hicieron los barrios rivales para evitar que la contagiosa música fuera tocada oficialmente en el Carnaval.

Tanto entonces como ahora, era habitual la competencia entre las parrandas de barrios. Los Colombianos derrotaron a sus rivales de la Conga de los Hoyos, con la inesperada aparición del nuevo elemento musical.

Sin embargo, la alegría de los iniciadores del uso de la corneta china duró poco, pues al año siguiente Los Hoyos sacó la suya y obtuvo la victoria. La Conga de los Hoyos fue fundada entre 1902 y 1904 por el general de las guerras de independencia Guillermo Moncada. También nombrada Hijos del Cocuyé, se le considera la Conga Madre. Hasta hoy, la Conga de Los Hoyos es la más famosa de Santiago de Cuba.

Por su bien ganado prestigio, cada año, la arrancada del Carnaval la da la Conga de los Hoyos. Reviviendo la invasión del Ejército Libertador Cubano, que libró las guerras contra el colonialismo español, la Conga realiza un preámbulo carnavalesco con visitas a los diferentes barrios donde radican otros grupos congueros, entre ellos San Pedrito, Alto Pino, El Guayabito y las centenarias Cabildo Carabalí Isuama, Olugo y La Tahona. En cada una confraternizan, hacen duelos de tambores, junto a millares de sus seguidores.

Durante el rumbón santiaguero son pocos los que duermen. La mayoría disfruta de su popular fiesta con toallas al cuello para secarse el sudor; están en las calles de día y de noche. Sólo en algunas esquinas se detiene la conga para descansar (es una manera de decir) los pies, y para que los bailarines se refresquen con una bebida helada. Sólo hasta que la corneta china de la nueva orden de salida.

GD Star Rating
loading...